Quédate en España ¡Y reconquista Granada!

Herencia árabe, cristiana, judía, gitana… un maravilloso crisol de emociones para vivirlas y sentirlas desde un lugar también muy especial: el Hotel Alhambra Palace.

“Llora como mujer lo que no suspiste defender como hombre”. La lapidaria sentencia de la madre de Boabdil el Chico ponía fin a casi ocho siglos de ocupación árabe en la Península. Y fue en Granada, su último bastión.

Pero 528 años después sus huellas permanecen vivas, destilando un embujo nazarí que cautiva a quien se deja tentar por ella. Empezando por la Alhambra, Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1984 y finalista en 2006 en la elección de las 7 nuevas maravillas del mundo moderno. Y justo a sus pies, otro emblema, esta vez de la hotelería: el Alhambra Palace, un hotel cinco estrellas palaciego desde donde ¡reconquistar Granada!

El conjunto monumental de la Alhambra –Alcazaba, Palacios Nazaríes, Partal y Generalife– es el mayor atractivo para el visitante de Granada pero no el único. La herencia nazarí se deja también sentir en el barrio árabe, el Albaicín, con su empinado laberinto de callejuelas, sus teterías, sus baños y sus miradores a la propia Alhambra, como el mítico Mirador de San Nicolás, desde el que se divisa también Sierra Nevada y la Vega granadina. Por encima, el Sacromonte respira alma gitana, la cobijada en esas casas-cueva donde resuena el eco del más jondo y genuino flamenco.

Los judíos dejaron su sello en el Realejo, que recoge la herencia sefardí y cuyas bellos palacios –de los Girones, Condes de Gabia, Casa-Museo de los Tiros…– envuelven el Campo del Príncipe, donde se alza el Cristo de los Favores, venerado por granadinos y admirado por foráneos.

Y descender al centro histórico es admirar un capitulo clave de su historia, la cristiandad, en su Catedral del siglo XVI (la primera renacentista del mundo); la Capilla Real, joya gótica donde guardan reposo eterno los Reyes Católicos, artífices de la Reconquista; el Corral del Carbón, almacén medieval, hospedería y corral de comedias; el Monasterio de San Jerónimo. Y un poco más lejos, a las afueras, el Monasterio de La Cartuja, toda una joya barroca,

¡Todo es posible en Granada!, rezaba el título de aquella divertida película. Y para disfrutar de la ciudad impregnados de pura esencia nazarí, nada mejor que el Hotel Alhambra Palace, donde se han registrado a lo largo de su centenaria historia a las más grandes estrellas de Hollywood, miembros de la realeza, la política, la cultura, etc.

Inaugurado el 1 de enero de 1910 por el mismísimo rey Alfonso XIII, bisabuelo de nuestro actual monarca, Felipe VI, el Hotel Alhambra Palace no solo es un referente de la hotelería granadina sino un prescriptor de su rica y variada gastronomía, que sirve en su restaurante. Uno de sus platos típicos es la Zalamandroña de Boquerón.

Otro de los «must» de este hotel emblemático es el Cóctel Alhambra. Lo ideal es saborearlo sentado en la majestuosa terraza panorámica, con Granada a nuestros pies. Su colorido recuerda a una puesta de sol. Es muy refrescante y puede tomarse también a cualquier hora del día.

Dormir en cualquiera de sus 108 habitaciones es empezar a vivir un sueño con inolvidables vistas a la histórica ciudad o a los rincones del bosque romántico de La Alhambra. Descubre el relax en sus terrazas y miradores, manteniendo la decoración original,  pero ofreciendo los últimos avances tecnológicos del siglo XXI.

Total Page Visits: 2563 - Today Page Visits: 1
COMPÁRTELO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies